Movimiento de los Corazones Puros

2013-11-29

¿Quién puede unirse al Movimiento de los Corazones Puros?

Cualquiera  que desee ofrecer su corazón a Jesús para que lo sane; el que quiera formar su carácter y aprender de El cómo amar con amor puro.

 

¿Cuáles son los requisitos?

Estar sinceramente dispuesto a cumplir todos los compromisos incluidos en la Oración de entrega del MCP.

 

¿Cuándo y cómo  nos podemos apuntar al Movimiento de los Corazones Puros?

¡Pues en cualquier momento!

 

¿Cómo hacerlo?

  • acude al sacramento de la penitencia
  • recibe la Santa Comunión
  • reza la Oración de entrega

 

¿Lo hiciste?

¡Bienvenido en MCP!

Por favor informa a nuestra redacción del gran acontecimiento que ha supuesto tu ingreso en el MCP. Envíanos tus datos (nombre y apellidos, dirección, fecha de nacimiento y la fecha de tu ingreso), para que podamos inscribirte en el Libro de los corazones puros y enviarte material formativo así como una bendición especial.

Nuestra dirección: Redacción Amaos!, ul. Panny Marii 4, 60-962 Poznań,

tel. +48 61 852-32-82, +48 61 64-72-686, e-mail: redaccion@amaos-revista.org, www.amaos-revista.org

 

¿Y si fallas?

¡Para Jesús no hay situación sin salida! El puede curar el corazón anque esté lo más herido posible. Cuando caigas, acude al sacramento de la Penitencia enseguida, y con Jesús empieza de nuevo!

 

Oración de entrega del MCP 

Te doy gracias, oh, Señor Jesús, porque me has amado con un amor sin límites, que me protege de todo mal, me levanta de mis mayores caídas y sana mis heridas más dolorosas. Te entrego mi memoria, mi entendimiento, mi voluntad, mi alma y mi cuerpo junto con mi sexualidad. Te prometo que no voy a mantener relaciones sexuales hasta que no contraiga el sacramento del Matrimonio. Me comprometo a no comprar, a no leer ni a ver revistas, programas o películas pornográficas. (Las chicas pueden añadir: «Me comprometo a vestir con pudor y a no provocar en los demás de ninguna manera pensamientos o deseos impuros».) 

Prometo unirme a diario Contigo en la oración y en la lectura de la Sagrada Escritura, en la Comunión frecuente y en la adoración al Santísimo Sacramento. Me comprometo a acudir regularmente al sacramento de la Penitencia, no caer en el desánimo y levantarme inmediatamente después de cada pecado. Señor Jesús, enséñame a trabajar sobre mi comportamiento, a controlar mis impulsos sexuales y mis emociones. Te pido el valor para ir a contracorriente cada día, para que jamás consuma drogas y evite todo lo que me envicie, sobre todo el alcohol y el tabaco. Enséñame a comportarme de tal manera, que lo más importante en mi vida sea el amor. 

Oh, María, Madre mía, guíame por el sendero de la fe al manantial de amor, hasta Jesús. Por intercesión del Siervo de Dios, Juan Pablo II, deseo entregarme plenamente a Ti: “¡Totus Tuus, María!”. Me consagro totalmente a Tu Corazón Inmaculado, todo lo que soy, cada paso mío, cada instante de mi vida. Beata Carolina, concédeme la gracia de un corazón puro. ¡Amén!

Copyright © Wydawnictwo Agape Sp. z o.o. ul. Panny Marii 4, 60-962 Poznań, tel./ fax: 61/ 852 32 82 | tel. 61/ 647 26 86